NOVEDADES

ARTÍCULOS DE INTERÉS


  • Acidez, gastritis, reflujo. (Parte 2)
  • 20/10/2021
  • Queremos compartir con ustedes la 2º parte de un articulo exclusivo para Laboratorio Proyar, redactado por el Dr. Jorge Alonso. Médico, MN 67.640, Director del posgrado de Fitomedicina de la U.B.A. y Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Fitomedicina.

     

    Acidez, gastritis, reflujo. (Parte 2) Ver Primera Parte

     

    A la hora de hacer un abordaje alternativo, existen muchas opciones ya sea herbales o no. Entre estas últimas, figura el siempre efectivo bicarbonato, que genera un efecto buffer o amortiguador del exceso de acidez en el estómago. Se consultará con el médico tratante el hecho de darlo, si el paciente es hipertenso. Del mismo modo aparece el kaolin en polvo (un tipo de arcilla comestible) o las sales minerales en tabletas efervescentes, que son de vieja usanza. 

    Entre las alternativas herbales, la primera que surgió allá por la década del 60’ fue el rizoma de regaliz (Glycyrrhiza glabra), el cual resultaba tan efectivo, que la industria farmacéutica decidió  elaborarlo en forma de comprimidos por medio de su componente principal conocido como carbenoxolona. El problema de esta droga fue que ocasionaba hipertensión arterial en el largo plazo de toma, al ser una molécula emparentada con los corticoides, lo cual generaba retención de líquido en el cuerpo. Por tal motivo se dejó de usar (hoy se emplea en aerosol para tratar el herpes labial o aftas). No obstante, en EE.UU se venden productos en base regaliz, al cual lograron quitarle el componente que retenía líquido, y no genera ahora  inconvenientes en su toma.

    Otro producto muy empleado por la población es el gel de aloe vera (Aloe barbadensis), el cual se corresponde desde lo químico, al grupo de los mucílagos (como los que hallamos en el llantén). Los mucílagos del aloe vera ejercen un efecto no solo protector de la mucosa gástrica, sino también antiinflamatorio e inmunoestimulante.  Se vende en forma líquida para uso oral, y deben estar libres de aloína (componente irritante y laxante).

    En la zona amazónica se ha puesto muy de moda hace ya varios años, la resina de unos árboles conocidos como “sangre de drago” o de “grado” (Croton lechleri). Se trata de una resina rojiza que emana del árbol ni bien se hace una incisión en la corteza, a modo de cicatrizar la “herida” infligida. En minutos se observará como la resina cubre la incisión y la cierra. Pues bien, eso mismo ocurre en el estómago cuando se consume esta resina, la cual se expende en forma líquida o también en forma de extracto seco por vía oral (comprimidos o cápsulas). La resina es antioxidante, antiinflamatoria e incluso demostró en ensayos in vitro inhibir al Helicobacter pylori.  

    En Argentina se ha popularizado en los últimos años el uso de las hojas de congorosa o cangorosa (Maytenus ilicifolia) a partir de su exitosa inclusión en la provincia de Misiones en Atención Primaria de la Salud como primer medicamento fitoterápico en comprimidos aprobado por ANMAT para cubrir cuadros de gastritis, reflujo y hasta úlceras gástricas, siendo su distribución gratuita allí. Las hojas presentan una fracción triterpénica muy útil como gastroprotectora, evitando el reflujo y hasta con evidencias preclínicas y clínicas de inhibición del Helicobacter pylori. Ya los indios Guaraníes empleaban sus hojas agregándolas a la yerba mate para neutralizar su acidez. Brasil ha incorporado esta planta en su farmacopea.

    Por último, merece destacarse el empleo de otras plantas medicinales como el matico (Piper aduncum) de muy buen efecto protector gástrico, el jugo de coles (hecho con juguera, para así separar la fibra que puede generar gases), o el empleo por vía oral de probióticos (bacterias y levaduras benignas), que juegan un rol importante en la inmunidad, en la fabricación de serotonina (para disminuir niveles de estrés y ansiedad) y en la protección gástrica. Uno de los probióticos más populares es el kéfir obtenido de la fermentación de la leche vacuna. En síntesis, el abordaje de la acidez, reflujo y gastritis requiere siempre de un enfoque integral, de tener un correcto diagnóstico, realizar cambios positivos en la dieta, armonizar el sistema nervioso (yoga, mindfulness, meditación, tai chi, etc.) y realizar un tratamiento (el que indique su médico) dentro de tiempos bien establecidos y evitando la automedicación.

     

VADEMECUM / OTRAS DROGAS VEGETALES

DESCARGA DE ARCHIVOS PDF

Proyar